27 julio 2017



Anotaciones de los libros leídos en Junio, palabras en cadena

Libros que leí en Junio´17

Lo sé, esta entrada llega demasiado tarde. Ya sabéis, mis excesos de trabajo en verano me impiden actualizar como debería.
Pero leer, sigo leyendo. En verano tiendo a leer una novela de esas extra largas, de esas que nunca sacas tiempo, y voy intercalando la lectura de novelas más cortas. Así que junio fue mes de novela corta, que me gusta cada vez más.

Entre esas novelas cortas se encuentra 45º una novela de Emilia blue publicada por libros del gato negro. Ya sabéis que siempre me gusta leer un libro de un autor aragonés cada vez, y esta vez  Emilia no me defrauda. Me presenta un novela intima, bonita, cuidada… Que tendrá reseña. Así que no me detengo mucho.

Jesús en la 45… Esa extraña novela de Alberto Piedrafita  que me gustó y mucho. Era curioso leer dos libros con el 45 en el título. ¿Dos autores se deciden por el mismo número? Pues los dos acertaron de lleno. Recomiendo ambas… La primera para quien quiera leer una bonita historia, la segunda para quien busca cosas diferentes en la literatura. (link a reseña=)
Anotaciones de los libros leídos en Junio, palabras en cadena, book tag
Volví a Howgarts  J.K. Rowling (traducido por  Gemma Rovira Ortega) nuevamente con  Animales fantásticos y dónde encontrarlos guion original de la película. No ha sido mi preferido, y mira que de Potter me gusta todo. Al tratarse del guion original me costó mucho entrar en la historia. Eso sí, es un libro bonito. Para guardar junto al resto.

Cambio total de tercio, porque cerramos la tertulia con Julia de Ana Moix. Julia es un libro que tiene muchas connotaciones, aunque se nota que es una primera novela, pero es una historia muy interesante. Nos enfrentamos a una lectura que tuvo que superar la censura del momento y es muy interesante ver la habilidad de la autora por narrar sin contar, a base de pinceladas.

Y volví a mi adorado Hrabal… Trenes rigurosamente vigilados de Bohumil Hrabal, (Traducido porFernando de Valenzuela) Una estación de tren y sus empleados son elementos suficientes para contarnos una historia repleta de breves anécdotas que van mostrándonos pinceladas de la guerra de pequeñas luchas individuales y de leves y simpáticas rebeldías. Es difícil en la literatura contar el horror manteniendo la sonrisa de lector y Hrabal es un maestro en ese arte.







Voy a acabar esta entrada con el arte de “volver a leer”. He cogido ese hábito y lo estoy disfrutando. Era el turno de Fahrenheit 451 de  Ray Bradbury y su segunda lectura que me convenció mucho más que la primera, quizá porque me centré más en el estilo narrativo, en l corrección de su prosa, que en los hechos contados. Una poco a poco aprende a leer. Hay reseña (haz click en este link) y fragmentos (click click de nuevo aquí), señal de que el libro me convenció.


Me siento muy cómoda entre libros de 150 a 250 páginas. Es mi extensión ideal. ¿Y la tuya? ¿Eres más de novela larga o corta? 






0 comentarios: