12 enero 2017

Dos amigas. Los libros de la misteriosa Elena Ferrante


Hoy me he levantado con ganas de hablar de esta escritora, o en mi caso, de escribir sobre ella.
Antes de comenzar, y seguro que estas palabras te sorprenden, tengo que decir que no considero a Elena Ferrante una gran escritora, de esas que deleitan al lector con su prosa, de estas escritoras a las que lees con lápiz para subrayar y cuyas letras quedan siempre grabadas en tu mente. No, sinceramente lo digo,  no creo que la Ferrante sea esa autora.  Entonces, ¿por qué recomendar leer sus novelas? Recomiendo leer su obra lo rque esta narradora hace algo muy bien: crear personajes, crear ambiente, crear situaciones.

En su tetralogía “Dos Amigas” la enigmática escritora, (recordemos que hasta octubre del año pasado nadie sabía quién era Elena Ferrante, pese a ser la gran revelación literaria de los últimos años) nos narra de forma directa, casi cruda, la vida de dos mujeres cuya amistad comienza en un barrio obrero de Nápoles.
Componen la saga cuatro libros, (La amiga estupenda, Un mal nombre, Las deudas del cuerpo y La niña perdida) y en ella nos narra la vida en Italia a partir de la postguerra, usando la amistad a lo largo de los años entre estas dos mujeres, Lila y Lenú, desde la niñez a la vejez como hilo conductor. Y ahí está el primer punto fuerte de la autora: la fuerza de sus protagonistas. Lenú, protagonista y narradora, nos cuenta la vida tal cómo era, tal como es. Sin más.

Y quizá por eso sea necesario leer esta tetralogía, porque la autora consigue meter al lector en el meollo gracias al potencial de sus personajes femeninos, dotando  a estas dos amigas de una complicidad que traspasa las páginas del libro y llega a quién lo lee. Golpea al lector transportándolo a su infancia, a su juventud. Y es que cada uno de nosotros hemos conocido a esos personajes. El chulo del barrio, la guapa, la lista, el apocado... Sí, creo que hay que leer estos libros para conocer a sus personajes, a todos ellos. Porque alrededor de Lila y Lenú hay unas familias, unos amigos, unos enemigos… En definitiva, ha gente. Y nunca está de más recapacitar sobre el comportamiento de aquellos que nos rodean, y porqué no, sobre nuestros propios actos.

Pero no es ese el único motivo por el que me he levantado con ganas de recomendar esta historia. También creo que hay que leerla porque si lees La amiga estupenda sientes la necesidad de leer más. Necesitas saber qué pasa. Necesitas conocer como trata la vida a todos aquellos con los que te has sentido tan a gusto durante 350 páginas, y eso, que queréis que os diga, como lector se agradece. Agradeces que te cuenten una historia desde dentro, pero sin buscar el sentimentalismo que tan fácil pone las cosas. Ella cuenta, cuenta, cuenta, deja caer, y tú te implicas mientras lees.



Y por si acaso a algún lector exigente estos motivos no le acaban de convencer, me guardo el mejor para el final. Elena Ferrante nos hace a los largo de toda la historia una detallada descripción de Italia, y de la vida en Italia, y de los personajes, y de la sociedad, y de su forma de vida, y como tantos otro libros, de la envidia, el maltrato, el acoso de los que se creen superiores.
La vida cotidiana que fue, la vida cotidiana que es, quedan perfectamente reflejados en esta historia que son 4, y por eso me he levantado con ganas de decir: hay que leer a Elena Ferrante.



¿Te he convencido? 
Si quieres ver todos los libro de Elana Ferrante en Amazón sigue el link :) --> http://amzn.to/2jnFhoS

2 comentarios:

Natàlia dijo...

Para mi esta saga fue el descubrimiento del 2016. Disfruté mucho con ella. Un beso ;)

Rita Piedra dijo...

Oigo muhcas voces en contra, quizá por el fenómeno que suuso. Pero yo disfruté leyendola!