15 septiembre 2016








«Algún día comprenderé Auschwitz.» Era una afirmación muy valiente pero inocentemente absurda. Nadie comprenderá nunca Auschwitz. Lo que habría podido escribir al respecto con más cuidado y exactitud hubiera sido: «Algún día escribiré sobre la vida y la muerte de Sophie, y con ello quizás ayude a demostrar que el mal absoluto no se extinguió jamás en el mundo». Auschwitz mismo sigue siendo inexplicable. La síntesis más profunda que se ha hecho hasta ahora sobre Auschwitz no fue en absoluto una afirmación, sino una respuesta.
PREGUNTA: «Dígame, en Auschwitz, ¿dónde estaba Dios?».
RESPUESTA: «¿Y el hombre, dónde estaba?».”


He retrasado esta reseña un par de meses porque quería quedarme el libro y todas sus sensaciones para mí. casi me dolía compartir...Esta vez no necesito saber más del autor, no necesito, desgraciadamente, conocer el escenario del crimen, sí del crimen, ni de la época en la que se desarrolla. No necesito esos datos extras porque la decisión de Sophie me habla de Auschwitz después de Auschwitz…

Y vuelve mi mente ahora a las páginas del libro que descansa en casa de mi lectura, sobre una mesa (no sé dónde guardarlo, no sé qué lugar le corresponde) y mi mente en el libro y la congoja en mi estómago.

William Styron, nos describe la amistad, Sophie y Stingo, una amistad con componente de enamoramiento que lleva el peso de la narración; nos describe  amor, o el “malamor”, Sophie y Nathan, la relación perniciosa de la que es imposible salir, y nos narra la guerra, Sophie y Auschwitz, y la vida antes y después de Auschwitz, y sobretodo nos cuenta su decisión. Y confluye, a través de esas tres historias en único instante, La decisión de Sophie.

Sophie es simplemente magistral, no hay otra palabra que describa esta obra maestra de la literatura. Cada uno de sus personajes llega al lector con fuerza, tanto los vencidos como los vencedores, como aquellos que llegaron cuando todo había terminado. Cada una de sus páginas está bien narrada, con una violencia necesaria en determinados momentos, con tinieblas y momentos de luz. No da puntada sin hilo Styron para hilvanar las tres historias en una novela que permaneceré para siempre en el lector.

Porque uno cambia tras cerrar La decisión de Sophie, si, queridos lectores, cambia tu forma de mirar, y ver, a las personas. Quizá si todos leyésemos este libro el mundo sería un poco mejor.

Edita Navona editorial en un colección que como su nombre indica es INELUDIBLE.



6 comentarios:

Cada palabra un sentimiento dijo...

¡hola! Me paso porque te vi en la web de Bloggers.net. Me ha parecido muy interesante la reseña, me deja con ganas de más. Estaba buscando una novela así realista,y lo mismo me animo!!

Un abrazo

Rita Piedra dijo...

Pues es un libro que creo que es bastante realista con lo que pudo suceder. A veces la FICCION nos muestra muy bien la realidad
Un beso, nos leemos :)

Juan Carlos Galan dijo...

Naturalmente que leeré "La decisión de Sophie". Me suena que hay una película inspirada en esta obra. Leeré la novela porque este verano tuve oportunidad de visitar Auswitchz y aunque los hechos allí sucedidos ocurrieron hace ya 70 años es una visita que pone los pelos como escarpias. En segundo lugar leeré "La decisión de Sophie" porque estoy ahora leyendo "Gran Cabaret" de David Grossman y las historias tienen concomitancias evidentes. Y em tercer lugar -y es el impulso más fuerte y reciente- porque tu reseña, tan sentida y auténtica, me mueve a ello.
Me quedo por aquí pues me gusta la visión que das de tus lecturas.

Un fuerte abrazo.

Rita Piedra dijo...

Muchas gracias Juan Carlos por tus palabras. Sin duda leeré gran Cabaret, la última vez leí a Grossman también lloré. Esa cruel forma de decirnos la verdad. Un fuerte abrazo para ti también

Cada palabra un sentimiento dijo...

Estupendo! :) Me quedo por aquí

Rita Piedra dijo...

Gracias por quedarte 😘😍