12 septiembre 2016




Apenas conocía a David Verdejo, pequeños cruces de palabras, sus novedades, sus lecturas. Pocas cosas sabía de él antes de hacer esta entrevista. Ahora puedo decir que conozco mucho mejor a David, porque al leer sus respuestas he notado que me está mostrando mucho, más de lo que esperaba.
Nuestras respuestas dicen mucho de nosotros, y David se ha abierto a sus(mis, nuestros) lectores.
Me ha gustado mucho la persona, su forma de expresarse, sus necesidades y sus prioridades. Me ha gustado tanto que estoy soñando con mi ejemplar de WOODS LANE para comenzar. Ahora que sé que me gusta la persona,  estoy segura de que me va a gustar el escritor.






-¿David de la Torre o David Verdejo? ¿Separas a la persona del escritor?
No es posible. Mi faceta de escritor viene conmigo, sueña conmigo y duerme conmigo. A veces me despierta y otras no deja de incordiarme con nuevas historias. Pero quería que existiera esa pequeña separación entre el mundo literario y público con mi mundo, tímido y personal aunque yo sea el mismo en ambos.

-¿Por qué escribir?
Lo necesito aunque mi caso es un poco especial. Difiero con el tópico “escribía desde pequeño”; es cierto que escribía desde niño pero tan solo los principios de la historia. Nunca llegaba a lograr una continuidad y, mucho menos, un desenlace. Hasta hace un par de años, con mi primera novela (que no es Woods Lane, ahora hablaremos de ello). Escribo por qué me lo pide el cuerpo, las manos, los dedos necesitan aporrear el teclado y mi cabeza liberarse de tantas tramas que fabrica ella sola, como si fuera un ente independiente que necesita auto control.

-Has publicado siempre relato corto y ahora das el salto a la novela, ¿Es necesario pasar por narraciones breves antes de escribir un libro?
Los hechos así lo han querido pero no es la realidad. Mi primer escrito fue una novela de 170 páginas que se envió a varias editoriales. Con una de ellas, tradicional, firmé un contrato pero fue necesario ampliarla y le “añadí” la segunda parte (unas 120 páginas) que ya había finalizado. Así que, la realidad, es que empecé escribiendo novelas y continué con relatos cortos pero siempre en paralelo. En la actualidad, he escrito cuatro novelas (la primera que, como preguntas después, son dos en una) la cual se encuentra en correcciones (es muy larga), la segunda esta pendiente del fallo de un concurso que se celebrará en Octubre, la tercera esta evaluándose por varias editoriales y agencias y la cuarta (curiosamente) es Woods Lane.
Para responder, en definitiva, a tu pregunta, diría que uno se apoya en el otro. Es beneficioso comenzar con relatos cortos para “entrenar” la estructura de una futura novela e ir encontrando el propio estilo. Pero no es necesario. Ahora bien, escribir relatos cortos y (sobre todo) publicarlos en revistas (aprovecho para dar gracias a Txaro Cárdenas de MoonMagazine y a Anxo do Rego de SoloNovelaNegra) ayuda a llegar a los lectores.
Sin embargo, si te diré que se necesita (normalmente) para escribir un libro: estudiar. A parte de leer mucho, hay que formarse y he contado con profesores de excepción como Silvia Adela Kohan, Ana Bolox y Néstor Belda durante mi camino.

-Woods Lane, ¿Por qué este título?
Esta novela es un puzzle cuyas piezas encajan muy bien, existiendo detalles que le dan una forma interesante. Desde la portada, la colocación de las imágenes en ella, la trama, los nombres de ciertas calles del pueblo… todo tiene alguna relación que dejo a los lectores para que las descubran. Y el título no sería menos: el secreto está en la traducción y la ubicación física donde comienza todo. No puedo decir más (sonrisa).

 
 La novela negra es una gran queja, un enorme reproche hacia la propia sociedad y lo plasma mostrándonos los bajos fondos urbanos, las injusticias que se cometen en nombre del dinero o del poder, el desastre de la propia condición    humana.

-Te llevas la acción a Texas, ¿Es Estados Unidos el escenario perfecto para novela criminal?
Estados Unidos es una amalgama cultural que da mucho juego. Y allí nació la novela criminal (negra, concretamente). Pero no diría que es el escenario perfecto ya que grandes autores como Antonio Manzini y Pierre Lematrié han escrito grandes obras localizadas en lugares muy diferentes. España, por ejemplo, es un escenario muy adecuado para la novela criminal.
Respecto a la elección del lugar donde se desarrolla la historia, la idea surgió mientras leía “Las uvas de la ira”, de John Steinbeck. Allí comenzó todo para Woods Lane.

-Dos novelas que se unen en una, ¿sucedió así o lo he soñado?
A esto me refería en una pregunta anterior. No es el caso aunque Woods Lane tiene un componente original que evoluciona durante el libro. Un punto de vista de alguien importante frente a la narración convencional que va tejiendo una maraña de acontecimientos difíciles de controlar y que, espero, guste a los lectores y lectoras. Pero no lo calificaría así. En la novela “larga” cuya fecha de salida desconozco, la protagonista (que es una Guardia Civil destinada a una localidad cerca de Córdoba) se enfrenta a sus demonios a través de dos casos de debe resolver: el crimen de un vecino muy querido en el pueblo que llevará a descubrir una bomba histórica sobre un personaje tan importante como fue Seneca y el segundo, un asesino en serie que se basa en el libro egipcio de los muertos para cometer sus crímenes mientras se enamora de otra agente. Esta novela, como las demás, son experimentos para mi. Me gusta jugar con las técnicas y salirme de lo convencional.

-En España la novela negra está de moda. Surgen con fuerza nuevos escritores. ¿Qué tiene de especial este género que tanto a autores como a lectores engancha?
Creo que la crisis económica de estos últimos años ha hecho emerger de muchos corazones grandes sentimientos de desesperanza. La novela negra es una gran queja, un enorme reproche hacia la propia sociedad y lo plasma mostrándonos los bajos fondos urbanos, las injusticias que se cometen en nombre del dinero o del poder, el desastre de la propia condición humana. Pero ofrece una solución. Y eso es lo que la persona que se deja atrapar por éste género le ofrece: por muy mal que lo estés pasando, habrá una solución a tu problema y todo volverá a ir bien… en forma de historia que le ocurre a otra persona.

-Todo el ambiente que rodea a este libro, (portada, tráiler en blanco y negro) nos recuerda a los grandes clásicos de novela de género. ¿Cuánto hay de ellos en ésta novela?
No soy un experto en el género y lo sé porque conozco a alguno (mi amigo Josevi Blender, por ejemplo). Quizás haya mucho de él en la novela pero, salvo en un detalle de un personaje, he intentado no remarcar ciertos tópicos: protagonistas excesivamente definidos bajo los clichés del género, ambientes muy sórdidos y asfixiantes, tramas de complejidad exacerbada. Woods Lane es una historia donde el lector podrá interpretar que ocurre, sentir lo que esta pasando, sudar, tener sed, angustiarse pero yo no se lo explicaré… el lo descubrirá. Cómo dice mi profesor de narrativa, Néstor Belda, hay que “mostrar” en vez de “explicar” y ese ha sido mi objetivo cuando escribí Woods Lane.

-La novela sale a la luz el 14 de septiembre en Madrid. ¿Cómo te sientes?
Biblioteca Pública Municipal Eugenio Trías

Es una tensa espera que genera miedo y vértigo. Pero también he recibido tanto cariño de la gente (por todos los medios: en persona, por las redes sociales, etc.) que suple todo el temor a que la obra no le guste a la gente, que es mi máxima: con que les guste, yo estoy servido.
Ahora bien, entre tú y yo, ¡estoy aterrado!

-¿Qué esperas como escritor de tus lectores?
Que les guste, nada más porque su cariño ya lo tengo.

- Salva un libro de la hoguera.
“El secreto de Vesalio” de Jordi Llobregat. Es una historia sin pretensiones, sin grandes complejidades, escrita en un lenguaje sencillo y accesible pero llena de matices, detalles y ubicaciones interesantes. Una novela que cubre varios géneros y podría marcar una tendencia. Es un libro maravilloso y admiro muchísimo a su autor porque simboliza lo que yo llamo “la humildad del escritor”. Alcanzar ese grado de humildad en la situación de Jordi es mi objetivo.
Pero debo advertirte que no podría salvar solo uno. Mi casa esta llena de ellos.





¿Quieres comprar un ejemplar de WoodsLane--- haz clic.










4 comentarios:

Elisabet Jiménez dijo...

Guau!! que interesante.... No soy de novela negra pero esta cae seguro. Me gusta empezar la semana con la lectura de tu blog, perderme entre la entrevistas, los personajes.
Encantada David!!
Saludos.

Rita Piedra dijo...

Sí, Eli, yo estoy deseando que llegue mis ejemplar LOOOVE

Anónimo dijo...

a la gente que nos gusta la novela negra nos va el american noir sobre todo, y lo europeo...........

Rita Piedra dijo...

El Noir europeo va haciendo un hueco a golpe de buenas novelas. Incluso muchas empiezan a recordar al mejor Noir americano original ;)