06 julio 2016



"Mantener el atractivo cuando se pierde la frescura es un ejercicio que difícilmente se consigue"







Tienes 50 años y una vida que se rompe. Tú, qué te comías Paris en los 80. Que viviste a tope y con lo puesto. Tú que la vida y las mujeres te trataron bien. Y ahora… Ahora la policía ha llamado a tu puerta con una orden de desahucio y prisa porque te vayas. Y lo viste venir, pero te dejaste ganar.
Tú eres Vernon Subutex, porque esta novela de personajes es una oda a la empatía. Y lees pensado:-¡Mierda! ¡Me puede pasar a mí! Y te sientes seducida por la prosa de Despentes que te dibuja cada escena de forma que la vivas. Es cineasta Virginie, y eso se nota al leer esta novela.

Introduce la autora toda la trama, ¿la trama?, luego hablaremos de eso, en el momento en que  nuestro protagonista, (aunque esta novela está llena de personajes secundarios que se convierten en  protagonistas), se ve inmerso en la crisis. Él, que había regentado una tienda de discos en Paris, no supo adaptarse a los cambios. Despentes, con una prosa desgarrada en la que el humor es estrictamente necesario para salvar la novela, toma como punto de partida la muerte anticipada sus amigos para llevarnos a través de un Paris precioso para quien se lo pueda permitir. Porque nos guía de manera premeditada por los suburbios, los alquileres inflados, las fiestas en casas ricas, o los bancos del parque que “cobijan” a un sin techo.

Cuando lees Vernon Subutex estás viendo la película del siglo XXI. Con sus redes sociales como vía de comunicación, con la crisis como fondo, las drogas, los sin techo, la ambición y la caridad de algunos. Y esa gran narradora que es Virginie Despentes pone una historia en cada personaje, creando personas que difícilmente va a olvidar el lector. Cada historia te desgarra. Cada persona es una vida, rota o acomodada, construida con piezas que se rompen al soplar, cada individuo representa un sueño que nunca llega… Y qué sensaciones transmiten. Estás leyendo dentro de esa fiesta desmadrada. O en ese banco del parque, o en el piso del amigo que casi no te recuerda pero te hace un favor. Cada uno se gana a pulso su sitio y eso, lectores queridos, es muy difícil.


Retómenos ahora la trama… Esa que casi no aparece, porque la muerte de Alex, supuesto argumento principal, para a ocupar un segundo plano que de vez en cuando aparece. Y a ti, lectora concienzuda, ¡no te importa! Porque entiendes  que este primer acto es la presentación de los actores que te van a acompañar en toda la trilogía. Y solo deseas tener pronto entre tus manos la segunda parte.


Leed la primera. Y esperemos juntos a que Vernon Subutex 2 llene los escaparates. 

0 comentarios: