06 mayo 2016



Leer es recordar, y tú sabes que cuando leo El amor en los tiempos del cólera pienso en ti.
Leer es recordar cómo dijiste, casi sin querer mientras vagueábamos en el Retiro madrileño, “Léelo”. Y te hice caso.
Hace más de 20 años, y sigue en la estantería de los libros que nunca olvidaré. Recuerdo con nostalgia aquella primera lectura, cuando la vida me parecía a ratos verde esperanza y todo era fácil. Y esa lectura fue como esa vida, fácil. Creí ver en esta novela una bonita historia de amor. Yo quería que me quisiesen como  Florentino Ariza quiso a Fermina Daza. Subrayé cada frase, aún recuerdo alguna de memoria (Contéstale que sí, aunque te estés muriendo de miedo…). No dudé que García Márquez iba a ser un escritor al que querer. No dudé en aquel momento y no lo dudo ahora.
Y es que la escritura de Gabo es delicia pura para el lector. Una lee “El amor en los tiempos del cólera” y siente pasión y dolor. Graba en su cuerpo cada frase, sonriendo mientras piensa, qué suerte tengo de poder leer algo así. Y cree que el amor es lo mejor que te puede pasar.
García Márquez es magistral cuando habla de amor. Hace un cuento de la obra. O eso piensas cuando tienes 20 años… Porque el tiempo pasa, y la vida te cambia. Y vuelo a leer la novela pasados los 40 y, sí, claro, primero pienso en ti, que dijiste en ese parque LÉELO, pero ya no veo una bonita historia de “quiéreme como él la amó”. No. Ahora veo amor, muerte, soledad, incomprensión, cólera y diferencia social, y más amor y más dolor.
Y es que el eterno enamorado, Florentino, se lleva el mérito de esta obra, pero no logra eclipsar a otros personajes que nos van contando la historia de una pequeña ciudad colombiana, con sus costumbres, sus gentes y su forma de vida, y encuentras homenajes literarios en cada capítulo, y citas dignas de remarcar en cada párrafo. Todo eso aderezado con la bonita prosa de Gabo.
He vuelto a disfrutar de su lectura, tal vez más que antaño, y he vuelto a pensar en ti, que no necesitas ser nombrado, porque sabes que estas líneas son tuyas.
***
“-Contéstale que sí-le dijo-. Aunque te estés muriendo de miedo, aunque después te arrepientas, porque de todos modos te vas a arrepentir toda la vida si le contestas que no.”

El amor en los tiempos del cólera.

Gabriel García Márquez. 

5 comentarios:

Una Chica Del Montón dijo...

Muy bonito,buen post :)

Rita Piedra dijo...

Muchas Gracias :)))
Así da gusto publicar.

Elisabet Jiménez dijo...

Love eterno a Cabo y a ti ❤

Elisabet Jiménez dijo...

Gabo

Rita Piedrafita dijo...

Y a él, Eli, que lo,hizo posible :)