31 marzo 2016


Es difícil reseñar Camino de casa de Juan Malpartida, es más, diría que me resulta imposible hacerlo.
Contaré, sin embargo, mis sensaciones, porque Camino de casa es un baúl de sensaciones escondidas que van saliendo poco a poco, conforme tú entras en la lectura.
Mi primera SENSACIÓN al comenzar fue de extrañeza, me sentía dentro de la cabeza del autor, como si la historia no hubiese sido escrita y yo hubiese penetrado hasta su mente a “leer” que pensaba el escritor en cada momento. No estaba leyendo un libro, me encontraba buscando entre sus recuerdos las primeras pinceladas de su historia.
Avanzo hasta la segunda parte y empiezo a tener dos SENSACIONES al mismo tiempo: una la del leguaje impecable, el libro está bien contando, algo a lo que los lectores del Premio Ciudad de Barbastro estamos habituados, y la segunda sensación: algo me quiere decir, que tal vez se me escapa. Hago una lectura repleta de titubeos, de vueltas atrás y frases subrayadas. Empiezo a hacerme a la idea de que en esa cabeza, la del narrador, todo pasa por un motivo. Nada es aleatorio, nada está de más, aunque a veces lo parezca.
Y entonces, de repente, llega esa SENSACIÓN de estar ante una gran novela… Y leo sin moverme del sofá, y mientras Malpartida me seduce, llego a la historia de Gastón y creo que es una de las historias más bonitas que he leído en años. Y sigo leyendo, montando el puzzle, comprendiendo, nadando entre la evolución y la filosofía, pensando, pensando mucho.
Descubro que este libro sobre evolución evoluciona, como los humanos. Y me fijo en su estructura, tan cuidada, y en esa forma de narrar, en sus personajes inolvidables. En como todo va evolucionando en las páginas impresas.
Tal vez la literatura necesita evolución, y Juan Malpartida, junto a otros, solo dan pequeños pasos para conseguirlo.
Cierro el libro y ahí está esa SENSACIÓN de que todo encaja, de que la historia de Camino de casa es preciosa y de que yo acabo de leer un gran libro.
Sirva este cúmulo de sensaciones como reseña.
Entrega Barbastro cada año un premio y la realidad nos dice que nunca defrauda.
Camino de casa de Juan Malpartida. Premio Novela Corta Ciudad de Barbastro. 

0 comentarios: