14 enero 2016

Reza la contraportada de ‘Cicatriz‘ que es una novela de amor con algunas mentiras. Y hay amor, sí, y algunas mentiras, pero la nueva Novela de Gómez-Jurado es mucho más.



“Mi primer error fue enamorarme de ella”; Así de contundente comienza esta novela, que al principio relata la historia de Irina y la historia de Simón, para confluir en la historia de Irina y Simón. Una original estructura que nos presenta a sus dos protagonistas separados por miles de kilómetros pero que los une con sobrado buen hacer conforme avanza el libro.
Algo tiene Cicatriz que te hace leer sin descanso, intentando adelantarte a los hechos imaginando lo que va a suceder. Algo tiene Cicatriz que te hace sentir lo que sucede, estremeciéndote mientras lees. Algo tiene Cicatriz que imaginas sus escenarios, sus personajes, sus acciones, como si de una película de estreno se tratase.
Pero, ¿Qué es ese algo? En primer lugar el enorme acierto del autor con los cambios de narrador, a veces en primera a veces en tercera persona, dejando claro al lector en cuál de las dos tramas se encuentra. En segundo lugar la descripción psicológica que hace de los personajes… No me digas si son rubios o morenos, cuéntame qué sienten y creeré en lo que narras. Pero el acierto definitivo es la historia que relata… Porque Cicatriz es cruel por un lado, pero llena de ternura por otro. Es dura, sí, pero también emocionante, muy emociónate. Es suspense y pasión, amistad y dolor, trabajo duro, fracaso, venganza y sentimientos escondidos.
La madurez narrativa que ha alcanzado Juan Gómez- Jurado le permite presentarnos una novela ágil, sin errores, con los cambios de ritmo necesarios para que puedas tú, como lector, tomar aire. Un thriller apasionante con tintes negros que los amantes del género deben leer, porque las buenas novelas resuelven el crimen removiendo conciencias.
Y Gómez Jurado remueve…

2 comentarios:

littah dijo...

Totalmente de acuerdo con tú reseña!

Rita Piedra dijo...

Gracias Liliath
Ya le había leído otras veces y en este me convenció
Mil besos