11 febrero 2015

¿Que puede decir una Stoner? No lo sé, queridos. No sé si voy a ser capaz de reseñar está novela. Tal vez debería escribir: Leedla y me decís... Pero aquí estoy, intentando compartir esta narración. 

Empieza la novela contando como William Stoner abandona su granja para ir a la universidad y ahí descubre su pasión por la literatura. Y decide, o casi deciden por él, ser profesor en dicha universidad. 
Stoner es un tipo anodino y normal que pasa por la vida de puntillas, sin que nadie lo note. Su vida es mediocre, y él, conscientemente, acepta esa mediocridad y no hace nada por cambiarla. Y este libro es su vida; aparentemente  lo único que nos narra es la vida de este profesor en el aula y en casa, poco más hace. 
Pero, ¿Cómo puede dejar huella un libro sobre un hombre normal con una vida aburrida?

Los personajes, son los personajes los que calan hasta el fondo. Will es un personaje que te absorbe por esa forma que tiene de aceptar lo que le va llegando, casi transmite una bondad infinita. Quieres mucho a Willy, más conforme la historia avanza. Pero Stoner no sólo es el profesor Stoner, es también su mujer, y su hija, es también sus dos amigos de juventud, es también ese profesor que le detesta, son también sus alumnos y esa profesora joven que le da un poco de luz. 
Tiene Stoner unos personajes tan bien definidos que transforman la lectura en una pequeña sala de teatro en la que tú estas sentado mientras ellos actúan. 
Tras la aparente mediocridad el autor te sumerge en mil sensaciones que se instalan en tu estómago.

Una prosa impecable y fluida, el justo número de páginas, y una estructura sencilla, sin grandes aspavientos cierran una novela que merece por mi parte un notable alto.
No es Stoner un libro para todos, pero si eres de los que en lectura buscas algo más que el simple entretenimiento no lo dudes, reserva ya tu ejemplar. 

Quieres leer unos fragmentos de Stoner. Sigue el Link 


4 comentarios:

Juan Carlos Galan dijo...

Lo leí en su momento y lo reseñé en mi blog. A mí me gustó bastante aunque le puse uno o dos peros, más que nada por eso de provocar debate. Unpo de mis peros era que cómo el persponaje masculino puede dejarse por el camino algo tan importante como una hija. No logro comprenderlo
Los fragmentos que destacas son francamente interesantes.

Un abrazo

Rita Piedra dijo...

Gracias por tu comentario Juan Carlos... A mí el libro me cautivó. Supongo que no me esperaba algo así. Per una de las cosas que más me gustó fue la rareza de dos personajes... El propio Stoner y su mujer.
Busco tu reseña para leerla.

María Requena dijo...

Me lo había guardado para leer tu reseña con tranquilidad y ha llegado el momento de leerte... Y de buscar el libro del que no había oído hablar. Ya te contaré. Gracias!! Besitos.

Rita Piedra dijo...

Es de esos libros, María que tienen algo :)