08 diciembre 2014



“Sólo en una ocasión fui al extranjero y por eso tuve la oportunidad de vivir en un hotel. Acompañé a mi marido a una ciudad de Francia que se llama Burdeos, adonde su empresa lo había enviado para que supervisara unos trabajos propios de su especialidad. Sólo estuvimos allí dos días y yo permanecí todo el tiempo en el hotel, que era muy bueno y por el que no sabía cómo moverme.”





“De entre todas las frutas amargas de la vida, la muerte no es, ni con mucho, la peor. Lo malo es vivir lejos de una misma, que es como vivo yo desde hace años, desde que me trasladé a esta ciudad que no existe y que, sin embargo, se llama Madrid. Madrid no existe, pues; es un sueño provocado por una enfermedad, por unas medicinas que tomamos para combatir alguna enfermedad. Todos los que estamos en Madrid no existimos. Ello no nos impide andar ni comprar frutas ni abrir una cartilla de ahorro. Ayer bajé a López de Hoyos y di una vuelta por la calle Marce”

Juan José Millás. “La soledad era esto". 

2 comentarios:

S.M. dijo...

Hola, vengo a saludarte desde Facebook. He leído el fragmento de Millás sobre Madrid y me ha recordado un verso de Dámaso Alonso: 'Madrid es una ciudad con más de un millón de cadáveres'.
Saludos,
Santiago

Rita Piedra dijo...

Gracias por la visita, Santiago. :)