03 mayo 2014


Ayer, desde una feria del libro al otro lado del charco, me preguntaron: ¿Qué libro me compro?, y sin dudar contesté: El señor Pip. No sé muy bien porqué, simplemente me vino a la mente... Tal vez hay libros que buscan personas.

El señor Pip es una historia preciosa que desarrolla su trama centrado en Grandes esperanzas de Dickens. Leí a Jones y me encandiló, no podía menos que leer a Dickens... Me apasionó. Me apasiono hasta tal punto que busqué una edición bonita de Grandes Esperanzas para guardar para siempre. No la encontré, ninguna me parecía tan bonita como la novela. Por suerte, la encontraron por mi. 

FRAGMENTO SR. PIP 

"No se puede fingir que se lee un libro, tú lo sabes, Matilda. Los ojos te delatan. También la respiración. Una persona cautivada por un libro sencillamente se olvida de respirar. Aunque arda su casa, un lector absorto en un libro no levanta la vista hasta que el papel pintado de las paredes esté en llamas."

FRAGMENTO GRANDES ESPERANZAS 


“Desde aquel tiempo, que ya ahora es muy lejano, he pensado muchas veces que pocas personas se han dado cuenta de la reserva de los muchachos que viven atemorizados. Poco importa que el terror no esté justificado, porque, a pesar de todo, es terror.”








0 comentarios: